p
💬
¿Necesitas ayuda?

Blog Afluenta

Tendencias y consejos del mundo Fintech que revolucionan tus finanzas personales.

Inversiones de bajo riesgo

/ Por Alejandro Cosentino

inversiones de bajo riesgoInversiones, economía, corto y largo plazo, tasas de interés, créditos, subastas… todas palabras que parecen más cercanas a empleados de bancos o a entidades financieras que a las personas normales, ajenas a los números.

Sin embargo, hoy hay alternativas que pueden acercar al encargado de un negocio, al dueño de un taxi, al médico cirujano y al abogado al mundo de las inversiones. Incluso al jubilado que quiere potenciar sus ahorros. No hace falta tener mucho dinero ni tener estudios en economía para pertenecer a ese selecto grupo que invierte y le va bien.

Así es como aparecen nuevos actores. Uno de ellos es la tecnología, herramienta que hace unos años no jugaba un papel tan preponderante. Gracias a las redes sociales, hoy es posible unir a un inversor con un solicitante no importa en qué lugar físico se encuentre cada uno. Los canales de comunicación son Internet y una computadora.

Dentro de esta nueva tendencia, crece de manera exponencial la econonomía del compartir o también conocida como el "fenómeno de las finanzas colaborativas" del cual Afluenta es la primera en su género en Latinoarmérica. “La primera red de finanzas colaborativas que administra préstamos entre personas que buscan hacer trabajar su dinero o quieren encontrar créditos más humanos”. El mecanismo permite hacer inversiones de bajo riesgo, y de alguna manera es más cercano a los “personas normales” quienes por lo general son los más desconfiados o los que ponen en juego los ahorros ganados con mucho trabajo.

¿Por qué de bajo riesgo? Porque los solicitantes son personas evaluadas crediticiamente: tanto su perfil como su Score Veraz y su estabilidad son seguidas al detalle. En segunda instancia, porque no se habla de inversiones millonarias: el máximo a invertir es $ 100.000 y en cada crédito es posible invertir sólo hasta el 5% del total del crédito. Además, al no haber un banco de por medio, se mejoran las tasas de intereses ofrecidas a quienes ahorran y las de quienes son solicitantes; así las facilidades de pago aumentan y, por consiguiente, el riesgo se achica considerablemente como también aumenta el rendimiento.

Palabras clave: Donde invertir  Cómo proteger los ahorros  Dónde invertir dinero  Inversiones de corto y largo plazo  Invertir con bajo riesgo  

Seguridad y rentabilidad: una combinación perfecta a evaluar a la hora de invertir o pedir prestado

/ Por Alejandro Cosentino

La confianza se gana con hechos y actitudes que le dan crédito a la palabra. Y mucho más todavía se refuerza esta idea cuando se trata de cuestiones de dinero, ya que la falta de compromiso o de seguridad ponen en duda a la honorabilidad de las personas si no se cumplen en tiempo y forma con las condiciones pactadas. En estos casos, la falsa promesa de la devolución del préstamo o el incumplimiento de no recibir el dinero pautado dañan profundamente las relaciones entre familiares, amigos y socios de un determinado negocio.
Como toda negociación financiera, primero hay que cumplir una serie de normas y requisitos formales como tener un sueldo en blanco, una respetable antigüedad laboral, y demostrar capacidad de pago para generar la confianza entre personas o entidades, y así conseguir el crédito solicitado.
¿Pero, qué ocurre cuando generamos confianza pero no obtenemos beneficios? Por lo general, esto sucede cuando se solicita un crédito bancario: muchos ahorristas cumplen con los requisitos establecidos para acceder al crédito, pero se sienten perjudicados al tener que afrontar el elevado costo de productos bancarios.
Las entidades financieras actúan sin miramientos: la rigidez de las tasas de interés para el pago de las cuotas, el mantenimiento de la caja de ahorro o el costo de productos bancarios (entre ellos, tarjetas de crédito más el gasto en concepto de comisiones por uso y mantenimiento del plástico) son capaces de destruir cualquier pretensión de rentabilidad. En estos casos, los inversores desconfían por completo del sistema bancario cuando comprueban que el dinero pretendido y sus ahorros no están en movimiento.
Y ni hablar de solicitar un préstamo en las denominadas “cuevas” financieras, entidades ilegales que ofrecen dinero en efectivo “ya mismo” pero, cuando abunda la desconfianza, el costo de afrontar altísimos intereses es moneda corriente ante la necesidad de las personas. Entonces, ¿cuál es el beneficio?
Para alejar los fantasmas de la desconfianza y quedar satisfecho con los resultados, existe otro mecanismo legal para evitar malos entendidos y obtener beneficios a través de la confianza mutua. Afluenta es una red de finanzas colaborativas sin intermediarios, donde los ahorristas son evaluados y pueden acceder al crédito solicitado.
El sistema es simple: la comunidad que participa en esta red de subastas online evalúa cada caso y determina el dinero que invertirá en sus clientes, con una tasa de interés accesible y un plazo establecido, y con el fin de que cada ahorrista quede conforme con lo negociado y que los inversionistas también puedan equilibrar sus ganancias.
Entregar y recibir dinero mediante una comunidad afín y sin intermediarios es la mejor manera para humanizar el crédito y que todos puedan obtener mayores beneficios. Afluenta fomenta la transparencia entre personas con intereses similares a cambio de resultados más justos para todos.
En definitiva, Afluenta es la manera más saludable de establecer una negociación transparente y confiable en el mundo de las finanzas, con tasas accesibles y dinero flexible, donde la seguridad y rentabilidad van de la mano haciendo de estas palabras una combinación perfecta para a la hora de prestar o pedir prestado.

Palabras clave: Conseguir credito  Costo de caja de ahorro  Costo de productos bancarios  Costo de tarjeta de credito">  Dinero en efectivo ya  Prestar dinero  Tasa de interés accessible  

Tres errores que no debe cometer un nuevo inversionista

/ Por Alejandro Cosentino

Tal vez, el hecho de invertir pueda ocasionar una serie de factores emocionales ligados al riesgo como la incertidumbre, los miedos y ansiedades en aquellos inversores que por primera vez incursionan en el mundo de las finanzas.
El mercado no es sólo para especialistas en economía. Si bien se necesita una adecuada capacitación como en cualquier otro rubro, existen principios elementales que forman parte del sentido común del inversor para saber cómo administrar el dinero y hacerlo rentable.
Una de las mayores dificultades que tienen los ahorristas principiantes es dejarse llevar en muchos casos por algunos prejuicios, pero permanecer en esa actitud no arrojará resultados alentadores.
En ese sentido, te mostramos tres errores frecuentes que comenten los nuevos inversores, para estar atentos y no tomar el mal camino en el mundo de las inversiones:
No entender qué y dónde invertir
Para evitar este error, por lo menos hay que tener un mínimo conocimiento de lo que uno está haciendo. Es decir, antes de entrar en acción, primero hay que tener una estrategia de inversión desde el comienzo, un plan definido de salida, y, sobre todo, un estudio básico de la empresa o mercado para invertir.
En caso contrario, la única alternativa que queda es dejar tu dinero en manos de terceros para que ellos se encarguen de la inversión, como suele ocurrir en la Bolsa de Valores o en los fondos de inversión. Este mecanismo es lo más parecido a una apuesta que a una inversión, según el número que salga. Si aplicas este método, jamás comprenderás lo básico al momento de invertir.
Enfocarse en el corto plazo
Se trata de uno de los errores más comunes que cometen los nuevos inversores. En el caso de las acciones, invertir en este mercado es rentable si se proyecta en el largo plazo. Para ello, se necesita de paciencia y comprender que los beneficios no llegarán ahora mismo sino más adelante.
Sin embargo, existen ejemplos en que los inversores expertos pueden ganar millones en cuestiones de horas o minutos especulando con los valores del mercado financiero, aunque esa ganancia solo es posible cuando se invierte grandes cantidades de dinero.
Confiar en bancos y asesores financieros
Los bancos tienen dos tipos de clientes, el pequeño y gran inversor, pero ponen felices a los últimos y no tanto a los primeros. A las entidades bancarias les interesa mucho más otorgar una rentabilidad de –por ejemplo- 100.000 pesos que de 10.000.
Por otro lado, los directores de bancos son considerados “vendedores de productos”, tienen un jefe que los obliga a vender productos financieros que otorguen más ganancias para el banco y una mayor comisión para el empleado. Entonces, la rentabilidad es más para ellos mismos que para el cliente.
En cambio, un bróker será capaz de asesorarte según cómo sople el viento. De acuerdo a tu madurez como inversor, comenzarás a observar la figura del bróker para sacar tus propias conclusiones. Cabe recordar que un tercero es necesario para invertir tu dinero en acciones, siempre y cuando decidas la manera de invertir tu capital.
Si ya sabes cómo proceder para no dar pasos en falso, llegó el momento de pensar en Afluenta, la primera red de finanzas colaborativas que administra préstamos entre personas y humaniza el crédito a tasas bajas.
Mediante el mecanismo de subastas online, Afluenta otorga préstamos sin intermediarios y suministra información transparente para aquellos que buscan quedar satisfechos a través de una mejor opción de inversión, sin errores ni contratiempos.

Palabras clave: Inversions corto plazo  Inversions largo plazo  Major opcion de inversion ">  Nuevo inversionista  Primeros pasos en inversiones  Productos financieros  Valores del mercado financiero  

¿Para qué ahorra la gente? ¿Para qué ahorrás vos?

/ Por Alejandro Cosentino

En más de una ocasión habremos escuchado la tan mentada frase “El ahorro es la base de la fortuna”, cuyo autor se desconoce. Dicha expresión popular forma parte del diccionario de los lugares comunes aunque cuenta una gran verdad: si no hay ahorro, no hay inversión y, por lo tanto, no hay progreso. Entonces, el camino hacia el bienestar personal quedaría truncado.

La crisis internacional afecta a cada país de alguna u otra manera, y la Argentina tampoco le escapa al mal momento económico que viven las principales potencias del planeta. En nuestro caso, el poder adquisitivo y el nivel de consumo se desvanece frente a una fuerte inflación, cercana al 30 por ciento anual.

Incluso, muchos ahorristas retiraron su dinero de los bancos debido a que la elevadísima tasa de interés para la devolución del crédito suele ser cada vez más agobiante. Y a todo esto se le suma el costo de mantenimiento en cajas de ahorro, cuenta corriente y plazo fijo que, que puede llegar a los 180 pesos.

A todo esto se le suman las dificultares para atesorar divisas con el objetivo de ahorrar. Desde octubre de 2011, el organismo de control fiscal prácticamente no otorga dólares ni euros ni otra moneda extranjera, a pesar de que muchos ahorristas cumplen con la infinidad de normas establecidas.

Entonces, ¿teniendo en cuenta el escenario reinante, para qué sirve el ahorro? Sirve para planificar, para atesorar, para mirar hacia el futuro y obtener una rentabilidad acorde a los sueños personales o familiares, a los objetivos y pretensiones que cada uno de los argentinos se ha trazado en busca del progreso anhelado.

La pregunta es ¿cómo hacerlo? ¿cuál es la alternativa?
Afluenta es la primera red de finanzas colaborativas que administra préstamos entre personas con el fin de obtener resultados más justos. Se trata de un sistema de subastas online para facilitar créditos sin intermediarios, y proporciona información transparente para aquellos que buscan una mejor opción de inversión. Incluso, las tasas de interés son accesibles para cualquier inversor porque varios ahorristas participan en el mismo crédito y de esta forma podrán obtener una rentabilidad satisfactoria.

Es simple, es fácil y accesible para todos. En sólo tres pasos podrás adherirte a una comunidad de personas dispuestas a invertir en tus sueños. Allí se establece un monto, un plazo y un interés conveniente para todos, con cuotas más atractivas que la que ofrecen los bancos.

De ahora en más podés contar con la opción de crédito más simple que te facilita traducir tus ahorros en ganancias. Para que tus sueño de viajar por el mundo, terminar tu casa, arreglar tu auto o cambiarlo por un 0km o financiar tus estudios no quede en el camino. Afluenta humaniza tu presente, garantiza tu futuro.

Palabras clave: Donde invertir  Costo de mantenimiento bancario  Opciones de credito  Opciones de inversión  Para que ahorrar  Para que sirve el ahorro  

La era de Internet, la era de nuevos sistemas de créditos

/ Por Alejandro Cosentino

ahorrar en ladrillos es una buena opcionPorque lo deseamos, porque lo necesitamos, porque nos queremos dar un gusto, porque lo prometimos, porque es para un hijo o porque sí. Como sea, la adquisición de un bien o de un servicio es de alguna manera uno de los leitmotiv que nos deja seguir viviendo en este mundo occidental consumista. Las preguntas que surgen entonces no deberían pasar por el “dónde”, ni por el “cuándo”, ni por el “por qué”, sino por el “cómo”. ¿De qué manera me conviene hacer la transacción? ¿En efectivo? ¿Con un crédito de por medio? Crédito, justamente, es la palabra clave por estos días. Sobre todo para quienes no están familiarizados con el mundo de la economía o de las finanzas y la ven en diarios y publicidades.

Los créditos más usuales en el mercado son los hipotecarios (destinados a bienes raíces, en los que éstos pasan a ser automáticamente la garantía); los prendarios (para automóviles); los del consumo (para capitalizarse con bienes o servicios en general); y los comerciales (generalmente otorgados a empresarios pequeños o medianos que necesitan crecer). Estos créditos, por lo menos, son los que los neófitos en el tema más escuchan.

Ahora bien, ¿conviene pedir un crédito? Es imposible hacer una generalización porque la respuesta dependerá de numerosos factores, como por ejemplo las tasas, los montos a financiar, las ofertas y nuestra situación económico/financiera en el corto y mediano plazo. No es cuestión de tener una sonrisa hoy y un dolor de cabeza mañana. Pero en general, es un arma clave a la hora de imaginar proyectos personales, familiares y comerciales.

Las ventajas de pedir un crédito son diversas. Por ejemplo, nos permite adquirir un bien en el instante aun cuando no tenemos el dinero para pagar al contado (cuando los montos son altos, como en la compra de un departamento, los créditos pueden ser decisivos). También nos ayuda para salir de urgencias, nos posibilita aprovechar ofertas irresistibles y nos da la oportunidad de darle el destino que queramos al dinero real que tenemos en ese momento.

Una de las bases de los créditos y es quién los otorga, y en ese sentido es importante tener un amplio espectro. Afluenta.com, por ejemplo, pone la alta tecnología al servicio del cliente. Con un detalle: se trata de personas que invierten en créditos para otras personas. Así, diversos inversores pueden financiar a un solicitante y un individuo puede invertir en créditos para otros. Resultado: ganan quienes piden el dinero, porque mejoran las condiciones de su crédito, y ganan los inversores, porque obtienen mejores retornos y más seguridad.

Palabras clave: Nuevos sistemas de crédito  Pedir un crédito  Ventajas de pedir un crédito