p
💬
¿Necesitas ayuda?

Blog Afluenta

Tendencias y consejos del mundo Fintech que revolucionan tus finanzas personales.

Latin American Regulators do like Peer-to-Peer Lending

/ Por Alejandro Cosentino

It’s for sure a challenge. It is not easy but that does not mean authorities and regulators are not for Peer-to-Peer Lending companies in their countries. Which regulators don’t want more financial competition in their countries, lowering interest rates to trigger financial growth and also, at the same time, allow financial inclusion due to more affordable loans?

I walked thru the buildings of the major financial authorities across the region. I exchanged ideas with them along with the most experienced lawyers across Latin America about this nascent industry and I can conclude they like the idea of embracing this kind of financial innovation. I also bet they need it. They know banks are too big for our economies and that they act as oligopolies. Santander in Chile is bigger than the whole Argentinean financial market as Itau in Brazil is bigger than the entire Colombian financial system.

Banks will certainly put up a fight. They will battle as record labels did in the past sending armies of lawyers to fight against MP3 File Sharing around the globe. Banks are more sophisticated; they use lobby firms because they are aware of their own power. Francisco Gonzalez, head of BBVA, suggested days ago, that new players are on the frontiers of regulation while Goldman Sachs defines the P2P as shadow banking.

Let's be clear. P2P is not on the edge of the regulation: there’s no applicable regulation on that. There are general laws to be complied with but this has not been regulated yet. And P2Ps are not doing banking in the shadows. Let's call things by their name: banking is to buy money from the people as low as they can and sell it as much expensive as possible to other people. That’s the reason why they install thousands of brick and mortar branches close to the people. They have already noticed that.

Intermediation does not generate value any more. Sharing economy is ruling our economies now. Cutting out the middleman and allowing those who want to get more with their own money is possible. P2Ps empower lenders to get better yield delivering matching services so they can get more by providing a marketplace where everyone wins.

Confusing P2P with banking services is part of the defensive strategy to encourage regulators to interfere. P2Ps must play collaborating role with authorities to find a better ways to interact.

This doesn’t mean regulators will welcome the arrival of unexperienced and unprepared players. At the end of the day, none of them want any financial chaos. But there are no rules yet in our markets and the speed of innovation is faster than the ability of authorities to regulate what they are still trying to understand.

P2Ps, already operating worldwide, are considered by Gartner Research (1) as "a new way of using and interacting with financial services, introducing more direct and satisfactory responses to social trends and needs demanded for years to the whole banking industry." Also, regulators are aware that Millennials increasingly see banks as irrelevant (2) and they would prefer receiving financial services from Google, Apple or PayPal rather than banks.

In the meantime, if you like to start a P2P in Latin American countries you must regulate yourself, find best practices around the globe, be prudent and follow the good advices written by Eleanor Kirby and Shane Worner from International Organization of Securities Commissions (IOSCO)

To sum up, the top 10 advices to play P2P business in Latin American region are:

1. Select the right attorney: he/she guides you to build the proper legal structure.
2. Introduce yourself to authorities before launching: it’s better to start with them.
3. Be transparent: is the foundational value to generate trustworthiness.
4. Educate your market: to cement a long lasting relationship with your community.
5. Delight your customers: that’s the best way to differentiate from banks from day 1.
6. Price the risk accordingly: your core business is to help lenders get better yield.
7. Use the technology to play efficiently: it is the right path to build a lean organization.
8. Comply with Anti Money Laundering rules: you will always want to avoid AML problems.
9. Create secondary market: to help your lenders get liquidity when they want to get out.
10. Asses taxes thoroughly: There might be unclear or none regulation but taxes are the opposite.


1.Gartner Research, The Future of Social Lending. 2. http://www.fastcompany.com/3027197/fast-feed/sorry-banks-millennials-hate-you

Palabras clave: P2P  Banks  Financial system  Lenders  Regulators  

Conversar con los clientes como fuente de aprendizaje

/ Por Alejandro Cosentino

Muchas veces me han preguntado si soy yo quien contesta en forma personal los mails que recibo de nuestros clientes. Mi respuesta es siempre la misma: "Si, efectivamente soy yo quien respondo. Es una forma muy directa y valiosa de conocerlos a ellos y a sus necesidades".

A propósito de las consultas, días atrás un inversor pionero (de los primeros en nuestra compañía) me preguntó por la nueva clasificación de clientes (de la A a la E) en lugar de la originaria A, B y C como también por los nuevos plazos de hasta 48 meses.

Su consulta fue muy simple: me preguntó si la incorporación de los clientes clasificados como D y E hacía al sistema más riesgoso que la clasificación anterior A, B y C. Mi respuesta fue: "No, en absoluto. Al contrario, son más rentables". Le expliqué que siempre monitoreamos las tasas de los créditos y el riesgo asociado de los que solicitan y que los clientes D y E no eran mas riesgosos y que el retorno es más alto.

Usamos, desde el inicio de nuestras operaciones, el mismo rango de score Veraz/Equifax con base en 640 puntos y evaluamos tipo de actividad, estabilidad laboral, ingresos, antigüedad, historial de pagos, obligaciones financieras, cantidad de consultas a entidades financieras y no financieras, si posee propiedades y/o vehículos entre otras variables. El cambio respondió a granular el segmento de clientes más popular - el C - en 3 categorías: C, D y E, para que los inversores puedan elegir y distribuir mejor sus fondos con retornos mas justos.

Luego, me consultó acerca de invertir hasta en 48 meses. Le recordé que la funcionalidad de "Intercambio" permite anticipar el retiro parcial o total de los fondos luego de 6 meses de inversión vendiendo en una subasta directa sus participaciones de crédito a otros inversores del Fideicomiso. Incluso tiene la opción de hacerlo a través de una subasta inmediata pasado ese período, si lo que necesitaba era contar con liquidez en el muy corto plazo.

Finalmente, le recomendé actualizar las variables de su sistema automático Afluenta PLANIFICO, para sumar los nuevos segmentos y plazos de inversión, como también re-invertir el 100% de sus retornos para incrementar su capital y así ahorrar tiempo y obtener un mejor rendimiento.

Nos enriquecemos en la colaboración de nuestros clientes, por lo que espero que esta conversación sea valiosa también para vos.

Palabras clave: Inversores  Clasificación  Evaluación  Plazos  Retornos  Riesgo  

Son los dueños del dinero, estúpido

/ Por Alejandro Cosentino

Adaptando la frase que Bill Clinton instaló en la política estadounidense ("Es la economía, estúpido" [1]), podríamos describir los cambios en el mundo de la banca: empresas de tecnología desafían a los bancos ofreciendo mejores rendimientos a los dueños del dinero.

Estos han encontrado en las plataformas de préstamos entre particulares (del inglés "peer-to-peer") nuevas formas para hacer rendir más sus fondos. Lo están haciendo con mayor frecuencia, mayor cantidad de dinero y en una creciente cantidad de países. El volumen proyectado para el 2025 de estas plataformas es de US$ 1 trillón y se estima que los bancos perderán entre el 25% y 50% del mercado de préstamos a personas y a PyMEs en UK y USA.

Contrariamente a lo que la gente piensa, los bancos no son los dueños del dinero. Solo ganan absurdas cantidades cobrándonos por mantener nuestros fondos en una caja de ahorro o cuenta corriente o pagándonos muy poco por plazos fijos mientras usan nuestro dinero para colocarlo a altísimas tasas con muy bajo riesgo de morosidad.

Pero actualmente, todo negocio de altos márgenes enfrenta el riesgo de competir con empresas tecnológicas. Prueba de ello es Skype que transformó las telecomunicaciones, Amazon a la industria editorial, eBay al comercio minorista, Apple a la industria de la música o Netflix al entretenimiento. La exitosa de cotización de las acciones de Lending Club en la bolsa de Nueva York marca el inicio de la transformación de la banca.

¿Es esto un fenómeno nuevo en las finanzas? Ciertamente no. Los reales dueños del dinero siempre han buscado mejores rendimientos para que sus fondos se multipliquen. Eso incluye a los millonarios y a quienes tienen algunos ahorros. Los bancos solían desarrollar productos para atraer a esos fondos, pero según Forrester Research (2)"la gente cree que los bancos ponen sus propios intereses por delante de los de sus clientes, y no cree que sean éticos en el desarrollo de sus negocios". Se entusiasmaron con sus altas utilidades y operando de manera ineficiente costos que pagamos entre todos.

Las empresas tecnológicas se han propuesto mejorar los rendimientos para los dueños del dinero con costos de operación más eficientes mejorando a la vez el costo de los préstamos para quienes los solicitan.

La “web social (3)” ha generado dos fenómenos que se potencian entre si. Por un lado, el paradigma de la intermediación, que concibe el dinero como algo escaso en manos de pocos que necesitan intermediarios para poder incrementar su valor, pierde fuerza. Por otro lado “La Economía del Compartir” (4) se extendió más allá de conceptos digitales (mp3s o fotos) haciendo más tangible y útil el “compartir” como elemento clave de los negocios. Es un tendencia irreversible. Intercambiar ropa, casas para vacacionar, compartir viajes con desconocidos (5) o pedir dinero prestado a otros, está transformando a los Nativos Digitales (6) como las tarjetas de crédito lo hicieron con los “Baby Boomers” cambiando las finanzas personales para siempre.

La idea de las finanzas colaborativas es simple: crear valor al compartir. Invertir dinero en créditos de otros posibilita obtener mejores rendimientos para el que presta y menores costos para quien solicita. Los participantes sienten que interactúan con personas y no con bancos.

Si bien es llamativo que los bancos no se adapten rápidamente, es comprensible que así suceda. Los bancos nunca han sido promotores de productos innovadores. Las tarjetas de crédito, los cajeros automáticos y los pagos móviles, productos muy usados por la banca, no fueron desarrollados por los bancos. Más aún, cuentan con gran cantidad de sucursales físicas muy costosas que ya no responden a los objetivos de los clientes sino de sus organizaciones. Hoy son un lastre.

A los bancos les costará crecer con la fórmula que han sabido manejar. Ignorar los cambios sociales y tecnológicos nunca ha sido el camino adecuado. Nunca más vigente la frase de Gandhi que ningún banquero debería desoír: “Primero te ignoran, luego se ríen de ti, después te atacan, entonces ganas”. ¿Cuánto falta para que los bancos nos ataquen?



1. Fuente Wikipedia - http://es.wikipedia.org/wiki/Es_la_econom%C3%ADa,_estúpido
2. Fuente Forrester Research - Prosper's P2P Lending Network Defies Status Quo – Catherine Graeber, June 2006
3. Término de negocios para describir los procesos de inteligencia colectiva o web 2.0. http://es.wikipedia.org/wiki/Web_social
4. Rachel Botsman, autora del libro “What's Mine is Yours: The Rise of Collaborative Consumption” y http://www.economist.com/node/21537967
5. Mashable – The rise of sharing economy http://mashable.com/2012/02/07/sharing-economy/
6. La definición de Nativos Digitales alcanza a la Generación Y como a los Millenials nacidos desde 1981 hasta el 2000.

Palabras clave: Inversión  Dinero  Finanzas  Tecnología  Bancos  Economía del compartir  

Resguardá tu inversión de la caída en las tasas

/ Por Alejandro Cosentino

Los bancos se preparan para una baja de tasas por parte del Banco Central y toman deuda del mismo porque prevén el recorte que tiene como objetivo la expansión de la economía local. ¿La estrategia para las finanzas personales? Proteger los retornos colocando los ahorros a trabajar sin perder más tiempo.

De acuerdo con el diario Ámbito Financiero, los ejecutivos bancarios pronostican que, en el corto plazo, podría darse una baja en las tasas de interés que disminuirá el incentivo a la estrategia de colocar su dinero en las letras del Banco Central. En este escenario volcarán su liquidez a tomar deuda a plazos más largos.

Las licitaciones del BCRA reflejan esta postura. Desde octubre de 2014, los bancos ya ofertaron $ 36.000 millones por letras a más de un año de duración; siendo el promedio para este plazo, cuatro veces mayor al que se registraba en los meses previos. En la actualidad, el 50% de las ofertas se hacen a más de seis meses de plazo y entre un 15 % y 17% de éstas, se realiza a más de un año.

Otro indicio de la situación que prevén los bancos, es la reducción en las tasas de interés de los préstamos personales para plazos mayores a dos o tres años. Ejemplo de ello podemos ver en los préstamos del Santander Río, con su tasa del 36% para plazos hasta 36 meses y del 29% para plazos mayores a 36, hasta 60 meses.

Los primeros dos meses del año suelen ser positivos para la liquidez de las entidades financieras, dados los aguinaldos y la menor demanda privada de dinero. En este contexto, podría darse un ajuste de un mínimo de 100 puntos básicos en los rendimientos de las letras de las Lebac, referencia de las tasas activas de crédito. A la fecha, éstos son del 26,80% anual para las letras de 90 días y del 27,84% para las de 120 días.

En base a estas proyecciones, lo más recomendable es invertir el ahorro lo antes posible, colocándolo a las tasas actuales para cubrirse de la baja que enfrentará la economía en el futuro. Y, de este modo, proteger los retornos esperados de los fondos.

Palabras clave: Ahorro  Inversión  Bancos  Baja de tasas  

Una tendencia que ya es imparable

/ Por Alejandro Cosentino

El financiamiento colectivo (del inglés “crowdfunding”), que conecta directamente a los solicitantes de créditos con inversores que poseen la capacidad para financiarlos, está escribiendo un innovador párrafo en la historia de las finanzas alrededor del mundo. Los productos que solíamos adquirir de los bancos están cambiando por primera vez en siglos y aún no alcanzamos a evaluar las consecuencias de tal impacto.

Esta tendencia mundial es ya imparable sencillamente porque está en manos de las personas, de millones de personas y no de las organizaciones. Veremos, por tanto, mutar las formas y estilos de esos productos tanto así como los actores que los proveen. Lo único seguro es que esta tendencia ya no tiene hay vuelta atrás, no es una moda pasajera.

Inicialmente, los bancos reaccionaron subestimando al financiamiento colectivo como la industria discográfica subestimo la incorporación de la tecnología del “mp3” en los 90. Pensaron que ninguna organización pequeña podría hacer ni mejor ni de forma más económica lo que ellos hacían y que la adopción de estos servicios no sucedería de manera veloz.

Esta tendencia además se potencia por la influencia que la “generación del milenio”, aquellos nacidos a partir del año 1981, está comenzando a tener en nuestra economía. Estos jóvenes ya disponen de ingresos para tomar sus propias decisiones en materia financiera, y al ser más colaborativos que sus antecesores están permitiendo el desarrollo de negocios apoyados en la llamada “economía del compartir”. Estos negocios, apalancados en el uso de la tecnología y las redes sociales, comienzan a utilizar el “compartir” como un elemento estratégico donde el apoyo de la gente a estas propuestas es inversamente proporcional a la aceptación social de los bancos en nuestra sociedad.

En Argentina y en Latinoamérica, Afluenta es el primer caso de éxito de este modelo de finanzas colaborativas pero las finanzas sin bancos ya es una realidad en más de 50 países alrededor del mundo. En los próximos 6 meses veremos ofertas públicas de al menos 4 compañías y se calcula que para el 2025 el mercado del financiamiento colectivo alcanzará la escalofriante marca de US$ 1 trillón de dólares en el mundo haciéndole perder a los bancos una participación de mercado del 25% (para los pesimistas) y del 50% (para los optimistas) de los préstamos a personas y a PyMEs en los EEUU y el Reino Unido.

La gente se siente empoderada, las redes sociales le han dado una voz y han tomado en sus manos la resolución de un reclamo histórico desatendido por los bancos: quieren préstamos más convenientes y rendimientos más justos por su dinero. Como los bancos no lo han brindado entonces decidieron que podían resolverlo entre ellos. Y lo están haciendo muy bien.


Esta columna apareció originalmente en la edición 42 de la Revista Bank.

Palabras clave: Inversores  Solicitantes  Finanzas colaborativas  Crowdfunding  Financiamiento colectivo