p
💬
¿Necesitas ayuda?
×

Atención al Cliente

Chat NO DISPONIBLE
01 800 269 4550
Lunes a Viernes 9 a 18 hs

Centro de Ayuda

Centro de Ayuda - Creditos

Créditos

Centro de Ayuda - Creditos

Invertir

Centro de Ayuda - Creditos

Nosotros

Afluenta en la región

Perú

Operativa

Brazil

En desarrollo

Argentina

Operativa

Chile

En desarrollo

Colombia

En desarrollo

Uruguay

En desarrollo

Blog Afluenta

Tendencias y consejos del mundo Fintech que revolucionan tus finanzas personales.

Sucursal bancaria RIP

/ Por Alejandro Cosentino

Este fenómeno no debería sorprendernos ya que hay numerosas referencias en otras industrias donde la distribución física ha perdido relevancia. Las cadenas de ventas de libros (como Barnes & Noble en EEUU) perdieron participación de mercado y cerraron muchos puntos de venta cuando fueron reemplazados por la venta de libros (físicos inicialmente y luego e-books) a través de Amazon. Otros ejemplos más radicales relatan la desaparición de cadenas de comercios minoristas por completo como ha sido el de alquiler de videos (como Blockbusters también en EEUU) a manos de los nuevos canales de entretenimiento digitales (de los cuales Netflix es un abanderado de los muchos operadores existentes). Recientemente Sears and Kmart reportaron el cierre de 80 grandes tiendas, dando cuenta de que el impacto no es en una sola industria. En el caso de los bancos, la cantidad de transacciones realizadas a través de los canales alternativos (incluyendo banca telefónica, banca por internet, cajeros automáticos y terminales de autoservicio) ha crecido de manera impresionante en los últimos 10 años. Tal ha sido el crecimiento que muchos se cuestionan en silencio el gasto en sucursales y su valor agregado.

No obstante ello, el proceso de transformación de los bancos ya ha comenzado. Los clientes ya eligieron cuando dejaron de visitar sucursales y usan los canales alternativos. En EEUU midieron este fenómeno con precisión. En 2009 había 112,000 sucursales bancarias y desde entonces ya han cerrado un 3% (cerca de 3,500). Si bien no parece mucho, y hasta podría entenderse como un proceso de redistribución geográfica o de eficiencia operativa, es todo lo contrario. Descubrieron que el nivel de transacciones en promedio en una sucursal física se había reducido un 30% en el mismo período. Eso anticipa un cierre significativo de sucursales. El Banco Mundial prevé que el número de sucursales en los EE.UU. en 2025 caerá un 33% de sus niveles de 2004. En Europa esa cifra será del 45%. Es el comienzo del fin de la distribución física bancaria tal como la conocemos.

Hay algunas instituciones que son mucho más rápidas en adaptarse a estas nuevas tendencias. El Bank of América, uno de los bancos líderes en EEUU, parece haberlo entendido antes que el resto: desde 2009 ha cerrado el 23% de sus sucursales. El Citibank, por ejemplo, ya no tiene sucursales físicas en el estado de Massachusetts. Ese estado tiene un Producto Bruto de US$ 500 billones, tanto como el de Argentina o Colombia, que al igual que Massachusetts no tendrán más operaciones de Citibank porque decidió abandonar esos mercados emergentes. Jamnie Dimon, CEO del gigante financiero americano Chase, no está del todo de acuerdo. Dimon opina que el cierre apresurado de las sucursales impactará negativamente en la generación de ingresos de los bancos porque estos no saben generar ingresos a través de los nuevos canales digitales. No obstante ello, bancos alrededor del mundo piensan en el cierre masivo de sucursales. En Francia, la junta de accionistas del Societe Generale le ha pedido al management cerrar el 20% de sus sucursales físicas para el 2020 para mejorar los indicadores de rentabilidad.

El debate recién comienza pero es claro que el impacto de la tecnología no ha sido ni será gratuito. La combinación de internet, aplicaciones móviles, pagos remotos, créditos online son elementos que han captado progresivamente la preferencia de las personas. Nada que sorprenda. Las sucursales nunca fueron lugares donde los clientes desearan ir. Son sinónimos de mala calidad de atención, esperas prolongadas, y frustraciones por interminables requisitos para obtener productos bancarios.

Pero lo que se desvanece da paso a lo nuevo. Los nuevos formatos de servicios financieros fusionan el canal de comercialización y el producto ofreciendo nuevas experiencias impensadas años atrás y muy aceptadas por los Millennials (la generación de personas nacidas a partir de 1981). Si bien ya hay bancos en distintas partes del mundo donde ofrecen servicios 100% online (sin sucursales físicas) eso no es el punto de llegada para la industria, es el punto de partida donde los bancos deben demostrar si son buenos. Solo el 6% de los miembros de los directorios de los bancos tiene experiencia en el manejo de la tecnología.

La tecnología posibilita nuevos modelos de negocios para los servicios financieros y está en manos de una nueva generación de empresas. Uno de los más populares servicios financieros en la actualidad son los préstamos entre personas a través de plataformas en internet. Ya hay más de 3,000 empresas en más de 70 países en todo el mundo. Conectan a los solicitantes de créditos con aquellas personas que tiene la capacidad de financiarlos en mejores condiciones que los bancos. Ambos ganan ya que mientras uno paga menos que en el banco (o accede cuando los bancos no les dan crédito), el otro obtiene mayor rendimiento por su dinero sin caer en la intermediación financiera. Esa disrupción tomó de sorpresa a los bancos.

Creyeron que estaban protegidos de la competencia tecnológica por la regulación existente. Súbitamente los nuevos jugadores usaron la tecnología para llegar al mismo lugar haciendo negocios de manera diferentes a lo que hacen los bancos. Podríamos decir que las empresas tecnológicas entraron por la ventana y que las ventanas no fueron diseñadas para entrar a una casa. Pero entrar por la ventana no está prohibido y lo que no está prohibido está permitido en países donde se respeta el estado de derecho. La tecnología es así, cambia la manera en que funcionan los mercados de manera disruptiva. En resumen, los bancos tienen competencia. Algunos aún no se dieron cuenta.

1. Sears and Kmart just closed nearly 80 stores — see if your local store is on the list http://www.businessinsider.com/list-of-sears-and-kmart-stores-closing-2016-8?IR=T&utm_source=Triggermail&utm_medium=email&utm_campaign=BII%20Daily%202016.09.08&utm_term=BI%20Intelligence%20Daily
2. US bank branches stay open despite slump in transactions http://www.ft.com/intl/cms/s/0/ef20337c-1d27-11e6-a7bc-ee846770ec15.html?ftcamp=crm/email//nbe/CompaniesBySector/product#axzz49ZcksEXR
3. Bank of America axe hovers over thousands of retail jobs http://www.ft.com/intl/cms/s/0/ca9635d8-3280-11e6-ad39-3fee5ffe5b5b.html?ftcamp=crm/email//nbe/USMorningHeadlines/product#axzz4BhQXFz9u
4. Société Générale considers closing a fifth of retail brancheshttp://www.ft.com/cms/s/0/970d2c72-668d-11e5-a57f-21b88f7d973f.html#axzz4GIETSgLk

Palabras clave: Fintech  Disrupción tecnológica  Bancos